Emprendiendo desde la escuela

Se llevó a cabo la primera jornada de “Aprender a Emprender: Emprendedores que enseñan”, donde se expusieron diferentes experiencias y proyectos llevados a cabo por emprendedores de Sierras Chicas: El Birque Animaciones, Masdar, Escuela Dandelión (pedagogía Waldorf), SOS Cumbia, Arte entre Copas y la propia Fundación Josefina Valli de Risso.


El 3 de septiembre pasado, el Instituto Milenio de Villa Allende fue escenario de la primera jornada de “Aprender a Emprender: emprendedores que enseñan”, de la que participaron seis emprendedores de Sierras Chicas que compartieron sus experiencias con los jóvenes estudiantes. La misma fue organizada por las cátedras Emprendimientos en Medios II y Formación para la Vida y el Trabajo de sexto año, para profundizar y afianzar conceptos de emprendedurismo.


“La clave para ser un emprendedor es hacer lo que te gusta”- Juan Manuel Costa, El Birque Animaciones


IMG_2705

Durante la mañana, alumnas y alumnos, organizados en diferentes grupos,  entrevistaron a los disertantes y los invitaron a contar cómo nacieron sus ideas, cómo llegaron a concretarlas y cómo se sostienen económicamente. Participaron “Arte entre copas”,  “Escuela Dandelión Pedagogía Waldorf”, “Masdar Jardines Verticales”, “El Birque Animaciones”, “S.O.S Cumbia” y la propia Fundación Josefina Valli de Risso, de la cual forma parte nuestra institución.

“Hay que pensar por qué quiero hacer lo que quiero hacer, ver oportunidades donde vivimos y apuntar a generar un impacto positivo. La perseverancia es clave, y respetar el tiempo de los emprendimientos, que a veces no son como uno espera. La fuerza del emprendedor es tener un propósito y saber que trabajando se puede llegar. Se reniega, querés renunciar, querés dedicarte a otra cosa, pero si persistís, alcanzás la meta”, compartió Florencia Nocioni, coordinadora de marketing y comunicación en Masdar Jardines Verticales.

IMG_2733

El objetivo principal fue motivar a los alumnos a introducirse en el mundo del emprendurismo y salir del contexto habitual de los libros y el aula. Hubo lugar para el diálogo, para escuchar y reflexionar, interactuar, recibir consejos, aprender y disfrutar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejá un comentario